Inicio Noticias Antifascismo [Manifestación] Ante el avance del fascismo... ¡Unidad, organización y lucha!
[Manifestación] Ante el avance del fascismo... ¡Unidad, organización y lucha! PDF Imprimir Correo
Escrito por Coordinadora Antifascista de Málaga   
Domingo, 09 de Noviembre de 2014 09:15



22.11.14 - 19:00
Manifestación [Plaza del Obispo - Catedral de Málaga]
“Frente al avance del fascismo... unidad, organización y lucha”
Organiza: Andalucía Comunista, Asamblea Popular Estudiantil, Bailén-Miraflores Antifascista, CJC, CNT, Comité de Apoyo a la Ucrania Antifascista de Málaga, Cruz de Humilladero Antifascista, CUT,
Estepona Antifascista, Izquierda Anticapitalista, Jaleo!!!, Juventudes Libertarias Málaga,
Marbella Antifascista, Octubre 44, PCPE, Podemos Málaga, SAT y UJCE.


Comunicado unitario:

En estos momentos de crisis que estamos viviendo es cuando resurge el viejo fantasma del fascismo, disfrazado a veces con nuevas ropas o lanzando consignas nuevas, pero siempre, en el fondo, con el mismo mensaje de miseria y opresión para la clase obrera y los pueblos. Hoy como ayer, el fascismo, para su avance, precisa dar explicaciones breves y muy superficiales sobre la situación que estamos viviendo, explicaciones que tienden a culpabilizar de todos los males al “diferente”, al inmigrante, al extranjero, al que no es “normal”, o al que se separa de las normas sociales establecidas. El discurso del fascismo tiene como nota característica apelar a valores como el egoísmo, la insolidaridad, la desigualdad o la superioridad nacional o racial, valores que también son inculcados de una manera o de otra por esta sociedad capitalista.

Pero no nos engañemos, el fascismo para su avance social necesita de apoyos que van más allá de quienes militan o simpatizan con las bandas fascistas. Debemos ser conscientes de que los grandes capitalistas necesitan recurrir a estas bandas fascistas así como al recorte, limitación e incluso eliminación de derechos y libertades fundamentales para establecer una sociedad apática, sumisa o atemorizada, que perpetúe la explotación del ser humano por el ser humano, la miseria y la opresión para la clase obrera y los pueblos.

El peligro fascista es algo mucho más que real en un Estado español que no rompió de forma clara sus ataduras con la dictadura fascista de Franco. Ni la muerte del dictador ni la aprobación de la Constitución de 1978 han garantizado una auténtica ruptura democrática, sin ir más lejos el propio partido gobernante, el Partido Popular, no deja de ser un fiel heredero de las instituciones franquistas, como también lo es el actual Jefe del Estado, Felipe de Borbón, hijo del Rey designado por el propio Franco, Juan Carlos de Borbón. 

La nueva Ley de Seguridad Ciudadana, que limita derechos fundamentales básicos, la reforma laboral contra la clase obrera y sus derechos conquistados en su lucha, o el trato que se da por parte de las diferentes fuerzas de seguridad a los inmigrantes, ya sea en Ceuta o en Melilla o en las calles de cualquier ciudad del Estado español, responde solamente a los intereses de una élite política y económica que jamás rompió con el franquismo, ni con su ideología: el nacional-catolicismo español, esa misma ideología que quería negar a las mujeres el derecho a disponer de ellas mismas y de su cuerpo, imponiendo una Ley del Aborto machista y reaccionaria que ha sido tumbada por el movimiento popular, en definitiva, esa misma ideología que niega el clamor popular democrático en Catalunya a favor del derecho de autodeterminación y no está dispuesta a reconocer la pluralidad de pueblos y naciones que existen en el Estado español.

Al respecto, no podemos dejar de lado la existencia en el Estado español de presos políticos ni de su situación en las diferentes cárceles. En este sentido, queremos llamar la atención sobre la situación especialmente grave de la presa Noelia Cotelo, víctima de un trato que solo se puede calificar de inhumano y degradante.

Pero el peligro fascista no solo amenaza al Estado español, en Europa hemos visto resurgir con una fuerte presencia institucional a partidos fascistas que hacen del discurso racista y xenófobo contra los inmigrantes su razón de ser, así como a partidos que juegan con la ambigüedad y la demagogia y que solo sirven para crear confusión entre la clase obrera y los pueblos sin ofrecer alternativas. Pero dentro de Europa, el caso más alarmante lo tenemos en todos los sucesos que se han venido sucediendo en Ucrania, donde la Unión Europea y los Estados Unidos apoyaron claramente el golpe de Estado fascista, y actualmente, apoyan tanto al ejercito ucraniano como a los grupos paramilitares fascistas en la guerra abierta que se ha desatado en el Este y Sur de Ucrania contra la resistencia popular antifascista al golpe de Estado. Igualmente, debemos señalar que grupos armados, como el Estado Islámico, que pretenden acabar con cualquier resquicio de racionalidad y libertad, y que están sometiendo al pueblo kurdo de Siria e Irak al terror, han sido apoyados en el pasado por las potencias imperialistas occidentales, aunque ahora renieguen de ellos. Por eso, desde el movimiento antifascista malagueño queremos enviar un fuerte abrazo solidario internacionalista tanto a la resistencia antifascista del Este y Sur de Ucrania como a la resistencia kurda de Kobane.

Ante el avance del fascismo debemos unirnos, nuestra ciudad, Málaga, así como localidades de la provincia, han visto últimamente un incremento de las agresiones cometidas por miembros de bandas fascistas, especialmente en Estepona y Marbella, o más recientemente, la agresión sufrida por Rubén, conocido militante del Sindicato de Estudiantes. También debemos señalar que se han multiplicado los ataques contra locales alternativos y populares de izquierdas en la ciudad de Málaga. Frente a la violencia fascista está nuestra unidad, la unidad del pueblo y la clase obrera, ahí reside nuestra fuerza, pero nuestra fuerza hay que organizarla y planificarla, la lucha antifascista no es cosa de un día señalado en el calendario en el que se ha de demostrar una conciencia popular antifascista, sino que es una tarea del día a día, en nuestros barrios y en los centros de trabajo y estudios.

¡VIVA LA LUCHA OBRERA Y POPULAR ANTIFASCISTA!



Artículo original